Pabellón de Japón: sabiduría y eficiencia niponas

Este es otro de los pabellones insignia de la EXPO, tal y como lo certifican las largas colas que se forman para visitarlo. Su interior no decepciona y toda la visita es una muestra palpable de la sabiduría y eficiencia de los japoneses.

Ya sólo en la gestión de la fila (que mejoran día a día), los nipones hacen gala de sus magníficas dotes organizativas. En el exterior del Pabellón, se recompone y se reagrupa la larga cola para evitar las inclemencias del sol, se explicitan una serie de normas que aclaran y evitan problemas entre los visitantes, y te informan con total exactitud del tiempo de espera. Y esto lo puedo corroborar fehacientemente, si los responsables del Pabellón informan que hay media hora de espera, es que hay media hora ¡EXACTA!, desde que entras en la fila hasta que empieza la proyección (ya en el interior del Pabellón). Además, durante este tiempo muerto te explican el contenido de la visita, a la vez que unas pantallas de televisión exteriores entretienen al público.

Los contenidos del Pabellón se reparten entre dos espacios. El primero es una muestra de la sabiduría tradicional japonesa, y en él se nos ofrece una proyección muy original realizada a partir de dibujos de la pintura ukiyo-e. ¿Sabes que este género pictórico que surgió hace más de dos siglos ha influido en la aparición del actual MANGA?. La película muestra cómo hace 200 años los japoneses vivían en armonía con el agua, explicando el día a día de los habitantes de Tokio (o Edo como se llamaba entonces). Una gran urbe en la que todo se reutilizaba y reciclaba imitando a los ciclos de la naturaleza. ¿Sabes que el agua de los ríos estaba tan limpia que era potable incluso en su desembocadura?. Tras la película nos aguarda una pequeña sorpresa que no voy a desvelar…

Pasaremos después a una segunda sala donde podemos apreciar la puntera tecnología japonesa, ya que en este espacio se nos ofrece una simulación sobre los cambios que se producirán en el planeta debido al calentamiento global, y podremos comprobar cómo el clima ser tornará más extremo, aumentando las sequías y también las inundaciones. Tras la simulación, la hospitalidad nipona nos invita a un té a la naranja que degustaremos mientras recorremos una sala intimista en la que cinco fotógrafos japoneses han plasmado su particular visión sobre el agua y la vida. Las imágenes se funden con el sonido envolvente y orgánico de los micrófonos de agua.

La visita finaliza con unas bellas imágenes de la tierra tomadas por la sonda lunar Kaguya: somos el PLANETA AZUL, el planeta del agua, ¡conservemos pues este recurso!.

~ por Lidia RANZ VILLARINO en 5 agosto 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: